Estrategias para abordar el impacto de la crisis económica en las empresas

Hoy tener una empresa o trabajar en ella es un gran desafío económico y emocional, hay que barajar y dar de nuevo muy seguido. Incertidumbre, angustia, miedo y estrés son los términos más utilizados. En esta nota te contamos algunos caminos a tomar para sobrellevar este complejo período. 
 
Las principales inquietudes y preocupaciones que se padecen en los ámbitos laborales en un período de crisis económica son:
-La perdida de los puestos laborales por recorte o quiebra
-Aumento en los niveles de sensación de pérdida, angustia, estrés, consecuencias en la salud física y emocional
-Cómo impactarán las decisiones en sus vacaciones, condiciones laborales y sueldos.
-El aumento de tareas que recaen en los colaboradores que quedan luego de los despidos o reorganizaciones.
-Que los jefes ya no tengan tiempo para enfocarse en el desarrollo de sus carreras ya que trabajarán sobre más urgencias o tendrán que ocuparse más de la operatoria que de la estrategia y por sobre todo que la relación cambie.
 
Ante este panorama los directivos deben actuar rápido, no solo centrándose en la operatoria sino armando estrategias adecuadas para enfrentar la crisis. Deberán trabajar en un plan de  comunicación continuo, directo, abierto y honesto, con el fin de motivar, aumentar la confianza, promover la creatividad e innovación. Tendrán que desarrollar espacios para las nuevas ideas que puedan transformar escenarios, generar una mejora en el clima laboral, fortalecer las relaciones internas, aumentar el compromiso, reducir el radiopasillo, evacuar dudas, fidelizar talentos, apoyar los procesos de cambio, mantenerse enfocado en el crecimiento y desarrollo profesional para la adquisición de nuevas competencias necesarias en el nuevo contexto, reconocer y recompensar el buen desempeño no con dinero si no dando más feedback en los logros y el esfuerzo.
Deberán aprender a emitir estos mensajes desde la empatía llevando calma y destacando los aspectos positivos posibles para salir adelante con el equipo de trabajo.
 
Para proteger tu estado emocional hay que empezar por hacer una auto-evaluación consciente de “dónde estoy”, “qué posibilidades de emprender tengo en esta empresa o en otra”, “cómo me siento”, “ver el círculo que me rodea”, “qué actividades hago para mí”, “cuánto tiempo paso pensando en el trabajo y cuánto tiempo estoy disfrutando mi vida, mi familia y amigos”, “qué estoy haciendo por mi cuerpo”.
Esto le permitirá pensar lateralmente, salir de la zona de conflicto y abrirse a otros pensamientos más saludables que le brinden un equilibrio eficiente entre la vida y el trabajo, evitando que el rol “se coma” a la persona invadiendo todos los aspectos de su día a día.
Habrá diferentes casos, pero se trata de tener redes de contención, pensar en actividades que liberen al cuerpo de tanta presión, tener una alimentación saludable, descanso y en algún caso más avanzado contar con soporte psicológico especializado en temáticas laborales.
Es un camino difícil y duro, pero no imposible. Solo hay que pensar y hacer, mantenerse en movimiento.
Lic. Analía Tarasiewicz Psicóloga especializada en problemas del trabajo, Directora de Centro Mentar

Atención en Reconquista 533, microcentro y ahora también en Nordelta.

SOLICITÁ TU ENTREVISTA HOY